► RESEÑA: Cuando fuimos huérfanos - Kazuo Ishiguro

 
 
sparrow-2008-001-woman-walks-away-from-camer-hong-kong-street.jpg

CUANDO FUIMOS HUÉRFANOS

La novela del escritor inglés, nacido en Japón, Kazuo Ishiguro cuenta la historia de Banks, un detective que busca a sus padres en medio de los peligros del Hong Kong durante la guerra del opio.

Cuando fuimos huérfanos.png

Título: Cuando fuimos huérfanos.

Autor: Kazuo Ishiguro.

Año de publicación: 2000.

Premios: Nominado al Booker Prize.

Extensión: 336 páginas.

Calificación mía en Goodreads: 3


Kazuo Ishiguro

Ishiguro nació en Nagasaki el 8 de noviembre de 1954, 9 años después de que en esa misma ciudad se detonara la segunda bomba nuclear que representó la rendición del Imperio de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando tenía 9 años, la familia de Ishiguro se muda a Surrey, Inglaterra, donde el escritor crecerá y pasará el resto de su vida, con esporádicas visitas a su país de nacimiento.

A pesar de que ha vivido toda su vida en Inglaterra, Ishiguro asegura que la cultura japonesa está muy presente en él, en su obra y en su visión del mundo, ya que en su casa se hablaba japonés y sus padres trataron siempre de mantenerlo cerca de sus raíces.

Ishiguro estudió Artes y Filosofía, después hizo un máster en Artes y Escritura creativa de cuya tesis salió su primera novela Pálida luz en las colinas. A pesar de esto, cuando era joven Ishiguro no tenía ninguna ambición de ser escritor. Como dijo en una entrevista:

“Hasta que tuve 24 años, quería ser escritor de canciones. Envié canciones y demos a disqueras hasta que, después de que me rechazaran por varios años, pasé de escribir canciones a escribir historias cortas. Cuando empecé a escribir ficción, mis trabajos empezaron a publicarse casi de inmediato. Así que, como muchas cosas en la vida, terminas haciendo lo que ella te permita hacer.”

La carrera de Ishiguro se ha visto marcada por importantes reconocimientos a su obra, como la inclusión de sus libros en varias listas de los mejores libros de las últimas décadas, el Whitbread Prize (Un artista del mundo flotante) Booker Prize (Los restos del día) y, por supuesto, el Nobel de literatura 2017.

🔗 te puede interesar: el cuento más hermoso del mundo - rudyard kipling

resumen Cuando fuimos huérfanos

Publicada en el 2000, esta novela es la quinta del autor inglés nacido en Japón y considerado como uno de los mejores escritores contemporáneos. En su año de publicación fue nominada al Booker Prize.

Cuando fuimos huérfanos cuenta la historia de Christopher Banks, un célebre detective inglés huérfano cuya mayor preocupación es resolver el caso más trascendental de su vida: descubrir la misteriosa desaparición de sus padres en Shanghai cuando él era niño.

Con recuerdos vagos de niñez en Shanghai, el detective Banks va redescubriendo su pasado y los eventos que rodearon la desaparición de sus padres.

En esta retrospectiva, Banks descubre su experiencia de la amistad con un niño japonés llamado Akira, la vida de sus padres y el oscuro tiempo que vivía China durante los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

Con una gran reputación ganada como detective en Inglaterra, Banks se embarca hacia Shanghai 20 años después de la desaparición de sus padres para descubrir el misterio de su desaparición y con la fuerte convicción de rescatarlos del cautiverio.

Sin embargo, en el camino Banks irá descubriendo que detrás de esta tragedia personal se esconde en realidad una problemática mundial que desató entonces la Segunda Guerra Sino-Japonesa y que, además, sería el germen del conflicto bélico más catastrófico que ha vivido la humanidad: la Segunda Guerra Mundial.

Análisis cuando fuimos huérfanos

El comienzo del libro está marcado por un ambiente de intriga por las personas que empiezan a entrar a la vida de Christopher Banks, sobre todo por Sarah Hemmings, una mujer misteriosa que a través de los años atrae de cierta manera a Banks (aunque la relación de estos dos nunca es completamente definida por Ishiguro). A esto se aúna la narración de la niñez de Banks y su amistado con Akira en la segunda parte.

Hacia el mismísimo clímax de la obra, cuando Banks decide irse a resolver el caso de sus padres a Shanghai, la historia comienza a tomar un rumbo diferente y el juicio de Banks parece alterarse. Banks, como narrador, empieza a parecer desconfiable. Su visión de la realidad empieza a tornarse confusa por recuerdos de su niñez que parecen comulgar más con la fantasía que la realidad.

Sobre este aspecto, que es recurrente en la narrativa de Ishiguro, él asegura que “Cuando escribo, me gusta narrar desde una perspectiva un tanto turbia, no desde el punto de vista externo de la cámara”. Esto hace inevitablemente que la trama empiece a enredarse, yéndose por caminos que alargan, confunden y desdibujan la realidad narrativa.

Es precisamente este aspecto lo que me llevó a sentir que el desenlace está lleno de coincidencias inverosímiles y resoluciones desconcertantes. A pesar de que al final la narración es emocionante cuando Banks entra al centro mismísimo de la guerra, y la descripción de aquel vecindario en Shanghai es precisa y vivaz, la historia no me parece que haya logrado ser totalmente persuasiva. Varios de los hilos narrativos se resuelven de una forma desinflante, sobre todo si uno espera de esta novela de “detective” lo que normalmente estas traen.

Su narrador-personaje Christopher Banks tampoco me parece que logre ser convincente. Sus accesos de ira e irritación inexplicables, su lenguaje extremadamente formal y antinatural a veces, y su inexplicable y repentina persecución o abandono de asuntos que deberían ser para él, en menor o mayor grado, cruciales, no me dejaron más que una inquietud y desconcierto desequilibrante.

Cabe anotar también la exploración que hace Ishiguro de la intersección entre la historia personal y los eventos históricos (que me recordó un poco también las posturas y novelas de Juan Gabriel Vásquez, sobre todo con La forma de las ruinas). Con respecto a esto, Ishiguro dijo en una entrevista que “la suerte que tuviste en la lotería de la historia tiene profundas implicaciones en cómo se desarrolló tu pequeña vida privada.”

🔗 Te puede interesar: La forma de las ruinas - Juan Gabriel Vásquez

Opinión

Si estás buscando una novela policial llena de intrigas y un despliegue de habilidades detectivescas, no encontrarás eso en este libro (Quizás El canto del Cuco sí lo sea). Encontrarás en cambio la figura del detective moderno, con luchas internas y un pasado que lo atormenta.

La novela fue para mí un desconcierto gigante. Si bien me mantuvo siempre entretenido y nunca pensé en dejarla, a medida que avanzaba el libro y menos hojas por leer quedaban, me preguntaba cómo era que el autor iba a resolver todo lo que aún estaba por resolver y cómo iba a cambiar mi ascendente incomodidad y desconcierto, que nunca ocurrió, digamos, satisfactoriamente.

A pesar de esto, hay varios elementos en la novela que me parecieron interesantes, siendo el más resaltable la parte de su infancia y la amistad con Akira. Allí encontré varios elementos muy interesantes sobre la amistad, sobre sus formas y sus desencuentros.

No he leído mucho a Ishiguro, pero si estás buscando descubrir a este loado autor, te recomiendo que empieces por Los restos del día o Nunca me abandones que fueron mejor recibidos.

¿Te gustó este artículo?

¡Compártelo con tus amigos!

0001768_kazuo-ishiguro.png

Lee las mejores frases de Cuando fuimos huéfanos de Kazuo Ishiguro.

Otras obras de XXX en El Estante Literario:

  • Los restos del día (1989).


ENCUÉNTRANOS EN REDES SOCIALES: